Listado de productos por marca Progrip

Puños Progrip

Comenzaron a fabricar sus productos en 1960 en Cassano Magnago, en la antigua fábrica de via Roma n. 13. Con más de cuarenta años de experiencia han alcanzado la posición actual de líderes en el mercado gracias a su larga experiencia. Sin embargo, los propietarios de Plastiche Cassano, el Sr. Francesco Assaghi había fundado la empresa original en 1925. En esa época, Plastiche Cassano se especializó en la producción de manillares hechos con cuernos de búfalo. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, se fabricaron los primeros mangos de plástico, baquelita y acetato. En aquellos días la capacidad de producción era de unos 1.000 pares de pomos al día. Actualmente producen más de 200.000 pares de pomos al día. El 70% de sus productos se exportan a todo el mundo.

Material de los puños Progrip

Progrip tiene una amplia gama de puños, fabricados con distintas densidades, por lo que siempre encontrarás el que mejor se ajuste a tu conducción. Las principales densidades de las gomas utilizadas en la fabricación de los puños Progrip son:
SH 15, da a los pilotos mucha sensibilidad al tacto y una alta capacidad de absorber las vibraciones del manillar, mejorando el confort durante la conducción.
SH 20 de dureza intermedia en los extremos para un control superior.
SH 58, se utiliza en el interior de los puños para conseguir una fijación fuerte al manillar.

Gracias a la combinación de estos materiales Progrip tiene puños de una densidad, doble y hasta triple densidad, con una amplia variedad de formas y colores.

Controles de calidad Progrip

Control de calidad de las materias primas: La calidad de los materiales que utiliza Progrip es muy alta ya que cumplen con las normas europeas de seguridad EN/71 de materiales no tóxicos. Se realizan, además estrictos controles sobre la calidad de la materia prima, tanto dentro de la empresa, como en laboratorios especializados.
Control de calidad en la producción: El proceso de producción se lleva a cabo con estrictas normas distribuidas a todo el personal de trabajo. Desde la realización de los moldes hasta el departamento de envíos, todo está planificado y controlado.
Control de calidad de los productos: Hay un control que se realiza durante la fase de producción y un segundo control de calidad durante el empaquetado, en estos controles se verifica cada artículo producido. Además, cada 100 elementos fabricados, se controla el diseño y las dimensiones con herramientas especializadas.